Mermelada de fresa y vainilla

Ingredientes

400 g de fresas limpias
200 g de azúcar blanco
1 vaina de vainilla
1 tablespoon (15 ml) de zumo de limón

Preparación

Lavamos, quitamos las hojas y la parte blanca de las fresas. Una vez limpias deberán pesar 400 g. Troceamos las fresas en trozos de 1 cm y las ponemos en un bol. Añadimos el azúcar y las semillas de la vaina de vainilla. Mezclamos y dejamos macerar 1 hora a temperatura ambiente, o 2-3 horas en la nevera.

En un cazo mediano ponemos todo el contenido del bol, fresas y líquido, y añadimos el zumo de limón. Calentamos a fuego medio-alto y dejamos hervir, removiendo de vez en cuando y desespumando, hasta que la mermelada esté hecha, 25-30 minutos. Si tenemos un termómetro de cocina deberá marcar 104º C.

Cuando la mermelada esté hecha la ponemos en un tarro de cristal esterilizado y dejamos templar.

Notas

La mermelada se conservará unas 3 semanas en la nevera. También podemos congelarla.

Si no tenemos termómetro para comprobar la temperatura podemos utilizar la prueba del plato: antes de empezar a preparar la mermelada ponemos un plato pequeño en el congelador. Cuando la mermelada se vea espesa, 20-25 minutos, la apartamos del fuego, sacamos el plato del congelador y ponemos una pequeña cantidad de mermelada en el plato. Pasados 2 minutos empujamos con el dedo la mermelada. Si en la mermelada se forman arrugas es que está hecha. Si no, volvemos a poner la mermelada en el fuego, cocinamos 3-5 minutos más y volvemos a repetir el proceso.

Cuando la mermelada esté hecha, los trozos de fresa prácticamente se habrán deshecho pero, si queremos podemos ir chafándolos con un tenedor durante la cocción o una vez hecha la mermelada.

Con estas cantidades obtendremos unos 300-400 g de mermelada. Al hacer tan poca cantidad no necesitamos usar pectinas. De todas formas, en DeNIKAtessen no recomiendan hacer más del doble de la cantidad indicada porque la mermelada no nos quedará suficientemente espesa. Cuando se hacen grandes cantidades es necesario añadir pectina. Podéis ver más consejos para hacer mermeladas caseras y cómo conservarlas aquí.

Si no tenemos vainas de vainilla, podemos añadir 1 tablespoon de extracto puro o pasta de vainilla. Si utilizamos la vaina, la podemos aprovechar después de vaciarla para hacer azúcar vainillado.

Fuente: DeNIKAtessen

No hay comentarios :

Publicar un comentario