Tarta de queso

Ingredientes

Base
200 g de galletas tipo digestive o Graham Crackers
50 g de azúcar
115 g de mantequilla

Relleno
250 g de queso crema
1 bote pequeño (370 g) de leche condensada
3 huevos M o L

Preparación

Precalentamos el horno a 180º C, con calor por arriba y abajo. Ponemos una bandeja en el centro del horno. Preparamos el molde engrasándolo con mantequilla. Ponemos una banda de papel de horno que sobresalga para luego ayudarnos a desmoldarla (si es que queremos desmoldarla). Reservamos.

Con una picadora molemos las galletas, hasta dejarlas polvo. Añadimos el azúcar y removemos. Ablandamos la mantequilla hasta tenerla en pomada y la añadimos, mezclando bien. Volcamos la mezcla en el molde que teníamos preparado y aplastamos con un tenedor o directamente con los dedos, repartiendo bien por toda la base y subiendo lo que podamos por los laterales, intentando dejar la misma altura por todo el molde. Metemos en el frigorífico para que se endurezca un poco mientras preparamos el relleno.

En un bol ponemos el queso crema y lo batimos un poco para ablandarlo, con unas varillas, a mano. Añadimos la leche condensada y mezclamos. Por último añadiremos los huevos, de uno en uno, y esperando a que se absorba uno para añadir el siguiente. Debemos intentar no introducir demasiado aire y así evitar que luego en el horno la tarta se agriete. Los ingredientes son bastante blandos, pero hay que asegurarse de que no queden grumos.

Cuando ya tenemos la mezcla lista, la volcamos sobre la base de galletas que teníamos preparada. Llevamos al horno 15 minutos a 180º C. Pasado el tiempo, bajamos la temperatura a 120º C y dejamos cocinar unos 60 minutos aproximadamente. Estará lista cuando se vea firme, pero al agitar el molde, el centro aún se tambalee un poco y tenga un aspecto húmedo.

Sacamos del horno y dejamos enfriar. Una vez fría, refrigeramos toda la noche.

Notas

Debemos tener todos los ingredientes a temperatura ambiente antes de empezar a preparar la tarta.

Puede que nos sobre un poco de la mezcla para la base, depende de lo gordita que nos guste, o si solo la ponemos en la base y no en los laterales.

Se puede congelar, bien envuelta en papel film. Para descongelarla, la dejamos en el frigorífico.

Molde utilizado: molde cuadrado de 20 cm (8 inches)

Fuente: Zito

No hay comentarios :

Publicar un comentario